GANTZ: UN CLÁSICO DE LOS UNIVERSOS PARALELOS

GANTZ: UN CLÁSICO DE LOS UNIVERSOS PARALELOS

  • Categoría de la entrada:MANGA

El extenso campo de la ciencia ficción ha abarcado desde sus comienzos historias de todo tipo, dando lugar a novelas, películas y cómics de una abrumadora variedad. Y de entre los centenares de títulos publicados por la industria japonesa dentro del género, destaca Gantz, un manga surrealista dentro de lo hiperrealista, violento dentro de su descripción del arraigado instinto de supervivencia humano, y visualmente impresionante, exponente de la combinación entre la técnica tradicional y la tecnología que, a día de hoy, sigue caracterizando a la sociedad nipona, de la que se hace un retrato y juicio de valores apabullante.

Gantz arranca cuando Kei Kurono, un estudiante mediocre de instituto, ve cómo su vida se trunca de improvisto mientras espera en una estación de metro a que pase el tren. Un vagabundo borracho cae a los raíles ante la pasividad de las personas que, desde el andén, se limitan a mirar al indigente con desprecio, cuchichear al respecto e incluso sacarle fotos con el móvil.

Kei, en principio, no piensa hacer nada, puesto que lo que sea del hombre le da igual, como todo lo demás: no le importa sus estudios, no le importa su familia, no le importa su futuro. Nada parece tener el valor suficiente como para hacer que su desprecio generalizado hacia el mundo cambie. Sin embargo, cuando un chico de imponente presencia, que acude al rescate del hombre para evitar una tragedia, le reconoce, Kei termina por bajar a ayudarle sin saber muy bien por qué. Su buena acción desemboca en un final desafortunado: logran salvar al tipo, pero el tren, que no hace escala en esa estación, les arrolla.

Cuando ambos despiertan, se encuentran en un misterioso apartamento, dentro de una habitación en la que, además de más gente desconcertada que aparentemente también acaba de morir, hay una enorme bola negra. Al son de una extraña melodía, el ser que habita dentro de la bola negra, al que algunos llaman Gantz, les provee de unos trajes especiales y armas de combate. Es así cómo de la noche a la mañana, Kei y sus compañeros se ven envueltos en un juego de supervivencia del que sólo podrán escapar si consiguen reunir una serie de puntos a base de exterminar enemigos descomunales, a cuál más poderoso y terrorífico.

MITOLOGÍA URBANA MODERNISTA

Aunque no se sospeche a la primera lectura, Gantz encierra mucho más contenido del que parece. Las referencias a elementos budistas son constantes, como el infierno en el que se mueven los personajes o las criaturas a las que se enfrentan. También se pueden ver rasgos de la cara menos amable del Japón actual, como es la falta de comunicación entre los miembros de una familia, la soledad y la marginación en la juventud, las idols y la infravaloración de la mujer, vista en muchos casos como un simple juguete erótico. Pero es, ante todo, una historia clásica de héroes y heroínas que luchan contra fuerzas desconocidas por una causa, ya sea regresar junto a la persona amada o erigirse como el más fuerte de entre los hombres.

Pero también es un manga compuesto de un larguísimo número de tomos en los que la historia se rige por el patrón de los downloads y uploads consecutivos, y el aumento progresivo de dificultad de los enemigos (como en un videojuego en donde los jefes finales son más complicados que el anterior). El guión se enriquece a medida que los protagonistas, en especial Kurono, crecen, maduran y van afianzando vínculos, aunque, de igual manera, entra en una espiral desconcertante donde el lector no deja de preguntarse cuándo se le dará una explicación concisa sobre qué es en realidad Gantz, el ser de la bola negra que manipula los escenarios de las batallas, y el por qué de sus actos.

ANIMACIÓN EN VIÑETAS DE INFARTO

Si hay algo que distingue a Gantz, además de su guión, es el apartado gráfico. Oku Hiroya y su equipo han desarrollado una técnica revolucionaria basada en el modelado de personajes y fondos en tres dimensiones, mediante programas informáticos, para posteriormente redibujarlos a mano. De esa manera se consiguen fondos de líneas precisas en los que se disponen personajes creados a la antigua usanza, todo ello realzado con volúmenes y texturas digitales que consiguen, en su conjunto, un aspecto atractivo y de gran efecto plástico.

De hecho, la cualidad que más gana con dicha técnica, es el dinamismo: las secuencias de acción en Gantz ganan tanto por dicho tratamiento de imágenes que, cuando se están leyendo las páginas del manga, se tiene la sensación de estar leyendo una película. Es como si los personajes tuviesen movimiento propio y el lector estuviese dentro del entorno, algo que ni la nefasta adaptación al anime de este manga pudo conseguir.

OPINIÓN FINAL

En definitiva, Gantz es un manga necesario para todos los amantes del género seinen.

Sin duda lo más destacable de esta obra es la animación y el guión. Conseguirán que se te pasen las horas volando leyendo. Una estética impecable. Hiroya ha creado un pequeño universo fácilmente reconocible. Estoy seguro de que no podrás dejar de comprarte tomos para continuar la historia lo antes posible una vez que empieces la lectura de la serie.

Deja una respuesta