GOD OF WAR: UN VIDEOJUEGO A LA ALTURA DE LOS DIOSES

GOD OF WAR: UN VIDEOJUEGO A LA ALTURA DE LOS DIOSES

El dios de la guerra deja atrás la mitología griega para dejarse la barba, mudarse, poner su casa en medio de los bosques de la mitología nórdica y empezar una familia. Todos estos cambios no significan que el juego haya olvidado su esencia, pues a pesar de todo, tiene lo suficiente para sentirse familiar. El combate visceral y violento, los personajes carismáticos y un elevadísimo valor de producción están presentes y, en algunas áreas, mejores que nunca.

En esta nueva entrega Kratos es acompañado por su hijo Atreus, a quien deberá enseñar a sobrevivir. Será su acompañante y enfoque principal durante toda la aventura.

El juego se lleva cabo en el periodo de premigración germánica cuando, según la mitología escandinava, los dioses aún caminaban en la Tierra. Si te gusta la mitología nórdica y conoces su historia, te aseguro que disfrutarás la experiencia más que el resto, pues te cuenta de dioses, sus historias, peleas familiares y traiciones y chismes divinos. El argumento está sorprendentemente bien contado y tiene momentos realmente emotivos que la convierten en una de las mejores formas de contar una historia en un videojuego, además de un final que deja a interpretación del jugador la resolución de la entrega.

La trama no sólo se desarrolla a través de cortes cinemáticos, sino que la relación entre Kratos y Atreus se forma durante caminatas, peleas y viajes en bote. Es muy interesante ver la interacción entre personalidades tan dispares con diálogos tan bien escritos y actuados. Las animaciones faciales y corporales son simplemente extraordinarias y la actuación de voz es impecable.

Uno de los logros más grandes de God of War es que desde el primer cuadro hasta el último, todo se lleva a cabo en plano secuencia, lo que significa que no hay cortes en ninguna parte, incluyendo batallas y todos los demás aspectos de gameplay. En papel, esto parece una simple técnica artística, pero en la práctica hace que la experiencia sea más inmersiva y añade un sentimiento de presencia que no sólo resulta muy agradable, sino que ayuda a establecer el ritmo del juego.

LA IMPORTANCIA DE LA VARIEDAD CON ESENCIA

En esta entrega no estás solo y Atreus no es un personaje que sólo te va siguiendo a todos lados y que está ahí para gritar «¡cuidado!». En God of War, Atreus es un personaje importante para la batalla que incluso tiene un botón dedicado mediante el cual podrás ordenarle que dispare su arco y distraiga a los enemigos, que los dañe o los aturda con habilidades que vas desbloqueando conforme juegas.

Como ya es costumbre en la saga, muchas de las peleas principales son realmente épicas y se convierten en una experiencia cinemática interactiva que, en esta ocasión, te involucra un poco más que de costumbre. El hecho de que el juego sea un plano secuencia resalta particularmente en estas instancias, pues te mete de lleno en la acción y funciona muy bien. Estas escenas están muy bien logradas y son de lo mejor de God of War, sin duda.

El diseño de niveles de God of War es un buen mundo semiabierto que explorarás de forma lineal, pero en el que sentirás que hay secretos escondidos en algún lugar. Aunque en cierta parte hay un poco de backtracking y tendrás que regresar a lugares que ya habías visitado, no es algo que resulte realmente molesto y en ocasiones es útil porque encontrarás secretos por desbloquear en tu segunda visita. También hay varias partes en las que tendrás que escalar y ya hacia el final puede sentirse un poco cansado.

VISUALMENTE GRANDIOSO

Visualmente, God of War es simplemente sorprendente. Hay mundos increíbles llenos de color y magia por todos lados. En cada centímetro se ve la dedicación y atención al detalle de los desarrolladores. Desde la piel de Kratos hasta la animación de cómo cuelga su hacha en el Omega de su espalda, cada elemento está muy bien pulido y es impecable. Incluso después de acabar el juego seguí notando detalles de cosas que no había visto. En este aspecto, el juego es genial y todo lo que esperarías de un título de su altura. De igual manera, el audio es perfecto: la música grabada en nórdico antiguo, cada golpe del hacha, grito o brisa suenan genial, en especial, la voz de cierta serpiente.

OPINIÓN FINAL

No todo es absolutamente genial en God of War… hay pequeños defectos que, aunque no son muy importantes, están presentes. Cada uno de los enemigos tiene una animación de ejecución y si eliges que esa sea tu forma de matarlos puede volverse repetitiva rápidamente, en especial cuando enfrentas hordas del mismo contrincante. Además, muchos de los jefes son variaciones del mismo modelo, lo que hace que no se sienta mucha variedad y que las peleas sean relativamente fáciles porque puedes aprender sus movimientos y matarlos más fácilmente.

Por todo lo demás, God of War es todo lo que puedes esperar de una nueva entrada en la franquicia: valores de producción altísimos, un personaje principal carismático y un combate satisfactorio lleno de acción. Por si fuera poco, en esta ocasión todo está acompañado de una historia muy bien contada, excelentes animaciones, un universo nuevo muy interesante y repleto de dioses por matar, gameplay divertido y un acompañante que desarrolla una personalidad con mucho potencial.

Deja una respuesta