MONSTER HUNTER WORLD: UN MUNDO COLOSAL LLENO DE VIVEZA Y ACCIÓN

MONSTER HUNTER WORLD: UN MUNDO COLOSAL LLENO DE VIVEZA Y ACCIÓN

Capcom fue responsable de iniciar con el pie derecho un 2017 que dejó una página dorada en la historia de la industria. Ahora vuelven a robar la atención de todos con un título muy prometedor por sus posibilidades infinitas.

Podría decirse que Monster Hunter es fundador de su género y, aunque en Occidente sigue abriendo brechas, ha sido la sensación durante muchos años en Japón y otros países asiáticos, sobre todo por su popularidad en consolas portátiles a pesar de que nació en el PS2. Estamos a poco más de una década de la salida del primer juego y Monster Hunter World es, por mucho, la entrega más ambiciosa de la serie que saca partido de las consolas de actual generación y sus funciones en línea mediante la búsqueda de un equilibrio que satisfaga tanto a los seguidores de la serie como a muchos nuevos jugadores que se acercarán a la franquicia por primera vez.

Monster Hunter World es un RPG de acción en el que, como su nombre indica, el objetivo principal es cazar una serie de monstruos de todos tamaños mientras disfrutas una campaña que puedes jugar en solitario o en grupos hasta de cuatro jugadores. Una curva de aprendizaje con picos fuertes es uno de los elementos característicos de la franquicia y en este caso librarás batallas de más de media hora para rastrear y atacar a un monstruo hasta que caiga. Con esta nueva entrega muchos elementos se balancearon para atraer a una audiencia que pudo haberse alejado de los últimos juegos de la serie por su creciente complejidad; no se trata de que ahora el juego sea poco desafiante, sino que la experiencia es más cómoda gracias a mejoras clave en varios de sus apartados jugables.

Lo que sucede con esta entrega es que la dificultad se balancea, de manera que si juegas en solitario no sólo tendrás a tu asistente que te curará y te ayudará, sino que también será más sencillo vencer a las colosales criaturas; por el contrario, si se reúnen varios jugadores a cazar, la batalla será más dura y agotadora. A mi parecer, la experiencia definitiva de Monster Hunter World es con un grupo completo de amigos que planeen una estrategia para lograr las cacerías más desafiantes.

El punto de partida de Monster Hunter World es la campaña: eres un cazador de la quinta flota que llega a un nuevo mundo investigando a un monstruo legendario y su impacto en el medio ambiente. A tu paso encontrarás montones de personajes y, sobre todo, explorarás hasta el último rincón de intrincados mapas poblados de criaturas que cazarás para obtener recursos vitales. Puedes esperar una historia que te durará más de 25 horas y aunque los argumentos no te dejan ante una narrativa espectacular, cumple muy bien con su función de ser un hilo conductor en tu introducción a las cacerías de esta entrega.

LA ATRACCIÓN DE UN MUNDO VIVO

Salir de cacería es mucho más que llegar a un mapa y apretar botones frente a un monstruo de colosales dimensiones. La planificación es clave para el éxito, por lo que tendrás que experimentar con todo tipo de combinaciones de hierbas, hongos y bichos para crear pociones que te sanen y mejoren tus estadísticas en el combate. Nunca olvides comer alguno de los deliciosos platillos que tienen los felynes cerca del mercadillo y también recuerda preparar trampas y otros artefactos que te ayuden a limitar los abundantes movimientos de tus escurridizos objetivos.

En el campo, igual que en otras entregas de la serie, no encontrarás de inmediato a tu objetivo, sino que tendrás que buscar huellas y otras pistas para llegar al lugar donde se encuentre. A favor de la accesibilidad y la comodidad del usuario están los lazarillos, un ejército miniatura de luciérnagas que resaltarán los elementos que puedes recolectar de tu entorno y que unirán las pistas que te conducen a tu objetivo. Podrías pensar que los lazarillos son una ventaja que resta desafío a la experiencia, pero son un punto a favor por lo intrincado que pueden ser los mapas y porque evitan que desperdicies muchos minutos dando vueltas en círculo de modo que haya un buen equilibrio entre la exploración, el rastreo y el momento del combate con persecuciones.

El combate en Monster Hunter World es muy sofisticado y no se libra de los problemas de cámara de juegos de acción similares, pero los controles son sumamente responsivos, hay diferencias muy marcadas entre todas las armas y una buena dosis de situaciones y conductas impredecible por parte de las bestias.

UNA PROGRESIÓN POCO FORZADA

Algo muy importante es que progresar no depende de la suerte y mucho menos de cajas de botín o algo similar. Monster Hunter World no cambia la fórmula de la franquicia en la que te vistes y te armas con el fruto de tu cacería, pero conseguir el equipo deseado es fruto de tu rastreo de una bestia específica, sin importar que sea parte de una misión o de la exploración libre en cualquiera de los mapas que eventualmente va abriendo la campaña.

Además de la campaña, Monster Hunter World tiene misiones de investigación que te ayudan a ganar dinero y materiales extra, tareas sencillas de recolección o cacería que siempre van contigo en segundo plano, objetivos semanales con jugosos premios y montones de cosas que te motivan a regresar, por lo menos, un centenar de horas para disfrutar al máximo el farmeo y el grinding para obtener lo que quieres. Si te cansas de cazar hay misiones que tienen que ver con otras actividades como recolectar objetos, así que robar huevos de algún monstruo descomunal será una tarea que motive el trabajo en equipo y agregue frescura a la rutina de matar criaturas una y otra vez.

La personalización también es abundante desde el momento que creas a tu avatar y tu asistente hasta el momento que decides si usarás el set de la armadura de un monstruo específico o distintas partes que favorezcan tus estrategias de combate por sus estadísticas.

OPINIÓN FINAL

La entrega dio uno de los mejores pasos de la serie. Sin necesidad de cambiar una fórmula que ha funcionado años, el juego se pulió y se abrió a un público extendido que lo está adoptando.

A nivel visualMonster Hunter World es correcto y, aunque su interfaz de conexión entre amigos puede ser un poco engorrosa al inicio, cuando tienes tu equipo completo y se eleva la dificultad para jugar en modo cooperativo, valoras la fresca diversión con otros jugadores, una experiencia social que promete mantenerse activa un buen rato.

Los puntos que Capcom mejoró de una franquicia que no era popular en todo el mundo y que por primera vez tiene un lanzamiento simultáneo global nos ofrecen una de las experiencias más cómodas de la serie sin que se pierda la magia que la hizo triunfar en Occidente. Variedad, jugabilidad bien pulida y motivación constante para regresar son los elementos clave de esta entrega.

Deja una respuesta