ORANGE: EL PODER SALVADOR DEL AMOR

ORANGE: EL PODER SALVADOR DEL AMOR

El primer día de clase, Naho, una chica de 16 años, recibe una misteriosa carta de quien dice ser su yo del futuro, en la que se predice de forma exacta cada cosa que está a punto de pasarle. Además, la remitente le aconseja no llevar a cabo determinadas acciones. Haciendo caso omiso de ella, Naho invita al chico nuevo que acaba de llegar desde Tokio, Kakeru, a salir con sus amigos después del instituto. Pero algo terrible le ocurre a Kakeru ese día. Algo que podría no haber sucedido si hubiera vuelto antes a casa. Sabiéndolo, Naho decide comenzar a seguir las instrucciones que recibe desde un mundo futuro en el que Kakeru ya no existe. Pero hacer frente al presente sin dejar lugar para el arrepentimiento no resulta tan sencillo como debiera.

LA HEROÍNA DEL FUTURO

Todo comienza con el típico grupo de amigos de secundaria. Éstos son cinco, y de entre ellos, empezamos con Naho, la protagonista de la serie. Naho es una chica muy tímida a la que le cuesta bastante mostrar sus sentimientos. Pese a que yo al final le he acabado cogiendo cariño, debo destacar que en ciertos momentos entran ganas de darle un par de collejas para que reaccione. Pero pese a esos momentos, es una buena chica. 

Los miembros restantes del grupo son Suwa, Hagita, Takako y Azusa. Realmente es un grupo bastante cliché; la chica tímida (Naho), la chica animada (Azusa), la chica serie (Takako), el chico intelectual (Hagita) y el amigable (Suwa). A este grupo de amigos se añade en último lugar Kakeru, personaje por el cual gira toda la historia de Orange. Kakeru es un buen chico pero sus problemas personales le hacen «transformarse» en algunas situaciones, haciendo que durante esos instantes, te enfades con él. En realidad es alguien amable, alegre y también algo tímido. 

UNA ANIMACIÓN EQUILIBRISTA

Tanto el dibujo como el diseño de los personajes es el que nos encontramos siempre en el mundo del anime y el manga shojo, aunque claro, Orange tiene sus propios matices que lo hacen distinguible a otros animes (o mangas) de la misma demografía, demostrando en muchas ocasiones más seriedad y madurez artística que el resto de los animes de este estilo.

En cuanto a la animación, nos encontramos con una de las pegas de este anime. Hay escenas muy trabajas y preciosas, con fondos también muy bonitos, pero hay muchas otras en las que si te despistas un momento de la pantalla y vuelves a mirar, podrías llevarte un buen susto. 

Pese a esto, los sentimientos de Orange acaban llegando al espectador de una forma u otra, y es que la trama es bastante original. El tema de las cartas al pasado es muy interesante, y probablemente hace que todos nos paremos a pensar un poco. Un ser querido muere y existe una posibilidad entre muchísimas de que tu «yo» futuro pueda ayudarle a través de tu «yo» pasado.

OPINIÓN FINAL

Orange es un anime con una historia bien concluida que puede funcionar para cualquier amante del shojo. Pese a ser un tanto predecible y para nada maravilloso, hacia el final logra involucrarte cada vez más con sus personajes y creo que es digno de darle oportunidad.

Deja una respuesta