SLAM DUNK: LA OBRA MAESTRA DE UN REY

SLAM DUNK: LA OBRA MAESTRA DE UN REY

  • Categoría de la entrada:MANGA

Slam Dunk fue dibujado por Takehiko Inoue (autor de Vagabond o Real) entre 1990 y 1996 bajo el sello de Shonen Jump, recopilándose en un total de 31 tomos. Es, sin duda, uno de los shonen más populares de todo Japón, y se ha mantenido durante mucho tiempo entre los mangas más vendidos de la historia. Posteriormente, la serie se recopiló en 24 tomos formato kanzenban, una edición de lujo con páginas a color y material añadido, como pequeños bocetos en las solapas de cada tomo.

La historia de Slam Dunk se centra en Hanamichi Sakuragi y su evolución como persona y jugador de baloncesto y es que para los que no sepan nada de este deporte o no les guste, pueden cambiar de opinión junto a este personaje ya que es un novato y solo trata de mejorar para ligarse a Haruko aunque él mismo se denomina en ocasiones «El genio del Basketball». Comenzará a aprender lo básico: botar la pelota, manejarla, dar pases, tiros fáciles y demás normas básicas de este deporte hasta que llega a encontrar su propio estilo de juego dándose cuenta de lo mucho que le gusta el baloncesto. Veremos en el manga su evolución en todos los aspectos ya que también es muy engreído, fanfarrón, carismático y algo pesado. No podría haber mejor protagonista para un spokon. Sakuragi no es ni de lejos un gran jugador, simplemente es un novato que irá evolucionando y que, mediante sus acciones en la cancha como fuera de ella, podrá llevar a su equipo hacia la derrota o hacia la victoria.

UNA SENCILLEZ CARICATURESCA

Como esta narrada la historia es un punto a favor, la sencillez argumental que posee la obra es algo digno de envidiar ya que en ningún momento la hace. La diversión y tensión que puede lograr un solo capítulo es mucha. El autor también dibuja, para las escenas cómicas, a los personajes de manera acorde con sus motes. Este recurso cómico consigue sacar más de una carcajada. Los personajes también están en constante evolución en la obra y los diseños son muy proporcionados, realistas y sus movimientos son muy fluidos sin superpoderes ni nada por el estilo. El realismo que tiene esta obra esta muy bien logrado, desde los personajes y sus movimientos, fondos o partidos como de manera argumental y artística es un factor que enriquece la entrega y da ese punto de incertidumbre a la trama.

A parte de Hanamichi en el equipo principal del manga, Shohoku, hay muy buenos personajes que aportan. Todos los titulares y alguno que otro más, son desarrollados a la perfección sacándoles todo el jugo posible a cada uno en su posición de juego. Tenemos desde un capitán «gorila» como Akagi, pasando por un jugador de pequeña estatura pero de gran habilidad como Ryota Miyagi. Se nos presenta también un personaje de lo más interesante tirador de triples del que no mencionaré ni su nombre por posibles spoilers, hasta llegar a Rukawa, el novato estrella, individualista, engreído, pero de gran habilidad, una pieza fundamental del equipo con muchas ambiciones  y sobre todo una evolución como jugador y persona muy notable sobre todo al final del manga. Cabe mencionar la figura del entrenador Anzai, un personaje que destaca más por sus frases o su pasado, que por sus logros o proyectos.

UNA ANIMACIÓN MADE IN INOUE

El dibujo es simplemente obra de Takehiko Inoue. Para ser de hace veinte años se conserva muy bien y el realismo en los diseños de los personajes, movimientos o sudor como mencionamos antes es esencial.

La edición definitiva de esta serie vino de la mano de Ivrea en el año 2009. La recopila en 24 tomos en lugar de los 31 anteriores, y viene con añadidos como páginas a color, ilustraciones, textos explicativos o sobrecubiertas especiales.

OPINIÓN FINAL

Slum Dunk sin duda es una obra maestra más de Takehiko Inoue. Como punto en contra diré que la duración de los partidos en ocasiones parece un poco extensa. Por otro lado, también pondremos de manifiesto el inicio de la obra, que nada tiene que ver con lo que el lector va a disfrutar a continuación. Tan solo forma parte de un arco explicativo del pasado del protagonista.

En definitiva, Slam Dunk es una de las series estrellas de la Shonen Jump, y, sin ninguna duda, el mejor shonen deportivo que haya habido jamás. No hay excusas para no tener esta genial entrega en nuestras estanterías.

Deja una respuesta