VAGABOND: UN MITO IDEALIZADO CONVERTIDO EN LEYENDA

VAGABOND: UN MITO IDEALIZADO CONVERTIDO EN LEYENDA

  • Categoría de la entrada:MANGA


Vagabond es un seinen que comenzó a publicarse en 1998 en la revista Kodansha Morning Magazine. En esta se publican otras obras del mismo género, seinen, como Billy Bat y Uchu Kyodai. Es la obra más longeva de Takehiko Inoue, después eso sí del exitoso manga supoto de Slam Dunk. En España, la serie es editada por Ivrea.

La obra ha vendido más de 20 millones de tomos alrededor del mundo y recibido numerosos premios como el Kodansha Manga Award al mejor manga del año en el 2000 y, dos años más tarde, el Osamu Tezuka Award.

La obra está basada en la figura de Musashi Miyamoto, un legendario guerrero japonés del Japón Feudal. A pesar de ser una figura de la cual ya se han escrito numerosos libros y realizado muchas películas, Takehiko Inoue ofrece una perspectiva diferente a lo anteriormente visto, adaptando al histórico personaje y su historia a su propio estilo.

DEL MITO A LA LEYENDA

Miyamoto Musashi fue un guerrero famoso del Japón feudal. También es conocido como Shinmen Takezō, Miyamoto Bennosuke, o por su nombre budista Niten Dōraku. Su nombre completo es Shinmen Musashi no Kami Fujiwara no Harunobu. Nació en 1584, posiblemente en la población de Miyamoto, provincia de Mimasaka. Los ancestros de Musashi eran una rama del poderoso clan Harima, originario de la provincia de Kyushu, la isla más meridional de Japón. Su abuelo, Hirada Shokan, era un servidor de Shimmen Iga No Kami Sudeshige, amo del castillo de Takeyama y un importante señor feudal de la época. Musashi es conocido por los japoneses como Kensei, es decir, «esgrimista divino» o «Santo de la espada».

En 1643 escribe «El libro de los cinco anillos», en referencia a la Tierra, Agua, Fuego, Viento y Vacío (los cinco elementos del Universo del Budismo). Es el único entre los libros de artes marciales que trata no sólo de la estrategia militar o el combate individual con espada, sino de cualquier situación en la cual es necesario usar la táctica. 

Según los archivos, a los 13 años mató a un samurai llamado Kigei Arima. Pero fue a los 16 años que, tras derrotar al guerrero Akiyama Tadashima, decide emprender un viaje para convertirse en el guerrero perfecto. A partir de ese momento llevó una vida de aislamiento social, dedicándose plenamente a perfeccionar sus técnicas de combate. Luchó contra las mejores espadas del Japón e incluso sobrevivió a la la batalla de Sekigahara, en la cual había tomado partido por el bando de leyasu Tokugawa, a la postre nombrado más tarde como shôgun.

Finalmente a los 50 años decide colgar la espada, tras afirmar que había obtenido el conocimiento final del «Camino de la Estrategia«. Después de esto se recluyó en una cueva conocida como Reigen- do, donde trabajó en numerosas disciplinas artísticas como la pintura, escultura, caligrafía, poesía, forja… Le llegaría la muerte el 19 de mayo de 1645.

Aunque el manga está basado en la vida del legendario guerrero, esta se inspira en gran parte en el libro de «Musashi», novela del escritor Eiji Yosikawa. Esta comenzó a publicarse por entregas en el diario Asashi Sinbun entre 1935 y 1939. Posteriormente, la obra fue recopilada en 7 libros convirtiéndose automáticamente en un auténtico éxito de ventas, llegando a vender 120 millones de ejemplares en Japón y eso sin tener en cuenta las ventas conseguidas en el resto del mundo. Un auténtico hito en la literatura japonesa y que ha acabado por ser adaptada al teatro, al cine…

LA LONGEVIDAD DEL GUERRERO PERFECTO

El manga comienza con un joven Takezo Simnen (nombre de Musashi antes de emprender el camino del guerrero) despertando en medio del campo de batalla en Sekigahara. Cerca de él encuentra a su amigo Hamachi Hon- Iden, junto con el cual se había alistado al ejército en busca de fama y éxito. Sin embargo, tras ser derrotados deciden volver a su pueblo natal Sakushuu, donde a su amigo le espera su prometida Otsu. Una vez de acompañar a su amigo y, sin nada que le retenga en dicho pueblo, Takezo emprenderá el camino para convertirse en el guerrero perfecto. Pero en su camino de vuelta se encontrarán con Oko y Akemi, madre e hija, que alterarán los planes de los dos amigos.

El mangaka aprovecha para potenciar ciertos temas como el amor en detrimento de otros, como el entrenamiento en las montañas con Takuan, antes de emprender el camino de la espada. Así se aleja de la leyenda, presentándonos una historia mucho más creíble.

Lo que sí respeta es ese camino hacia la perfección tanto técnica como espiritual que decide emprender Takezo. Un largo viaje que así se refleja en el manga, donde cada pensamiento, escena o detalle va a reflejar la evolución del personaje. Según avanzamos en la obra, vemos un mayor refinamiento tanto en la técnica de Musashi, como en su mentalidad. Es gracias a estos detalles donde observamos a un guerrero mucho más humano, similar a otros personajes-tipo de otras obras de Takehiko Inoue.

LA PERFECCIÓN BUSCADA EN FORMA DE DIBUJO

El dibujo de Takehiko Inoue en Vagabond, roza casi la perfección, alcanzando cotas de la realidad que pocos autores pueden. En toda la obra vemos un respeto por la proporciones de los protagonistas, incluso en movimiento. Este es generado por el uso de líneas de movimiento que, incluso en batallas se mantiene el dibujo tanto de personajes como objetos.

La expresiones faciales son totalmente detalladas, mostrando labios, narices, pupilas…, llegando a parecer a veces estar viendo una fotografía. Estas caras detalladas, hace que sean muy expresivas, llegando a veces a quitar los bocadillos, dejando que la imagen hable por sí sola. El dibujo de interiores y paisajes no se quedan atrás, gozando de todo tipo de detalles, siendo muchas viñetas auténticas obras de arte y ante las cuales obligan al lector a detenerse para deleitarse con la belleza de desprende algunas imágenes. También se incorporan varias imágenes a color y con una tonalidad suave que no rompen con la estética de toda la obra, ofreciendo imágenes totalmente detalladas, e incluso potenciadas por el uso de la paleta de colores.

Aunque este dibujo excesivamente realista, da también da cabida a ciertas escenas sangrientas o escatológicas que puede echar para atrás a los estómagos más sensibles.

OPINIÓN FINAL

En definitiva, estamos ante una obra maestra más del gran Takehiko Inoue. A pesar de tratar un mito histórico, ya bastante explotado por distinto géneros, ofrece una visión completamente nueva de la figura de Musashi Miyamoto, alejándolo de la leyenda y acercándolo más a la realidad.

Vagabond es una serie que no solo gustaría a los fanáticos de los samuráis, sino a cualquiera que lo lea, siendo un imprescindible en la biblioteca de todo otaku que se precie.

Su punto en contra es el ya mencionado dibujo realista que si bien juega a favor en muchas ocasiones como por ejemplo en los paisajes, en ocasiones peca de ser demasiado explícito, provocando que los lectores más sensibles detesten esta obra en muchas ocasiones.

Deja una respuesta